Breves meditaciones

El anhelo de una iglesia local bíblica – Parte I

 

El tiempo de Dios es perfecto

Aproximadamente 700 años después de que Dios dijera a través del profeta Isaías: “He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará Su Nombre Emanuel” 1, tal promesa se cumpliría en el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo. Y si vamos más atrás en la historia, ¿acaso no pasaron más de 4000 años para el cumplimiento de la primera promesa evangélica que fue ...

Leer más →
2

¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?

Piensen en la iglesia local como un grupo de agricultores y labradores a quienes les es dada una porción del inmenso terreno que pertenece al Señor del mismo para que lo administren, lo aren, lo cultiven y extraigan de él frutos para su Señor. Él es quien los ha contratado, les ha dado las órdenes a seguir (pues es Su campo el que van a arar y deberán hacerlo bajo los reglamentos del Dueño del mismo) y ...

Leer más →
0

El deber de congregarnos y de ser puntuales

Acabo de leer un pequeño chiste, y quiero hacer una meditación sobre ello:

Mañana es el Día del Señor. Imagina que el pastor de tu iglesia no vaya porque le dio pereza, o “le cogió la tarde” (negligencia) y prefirió no ir para no llegar a deshora. ¿Qué pensarías de tu pastor en esos casos?

O, no seamos tan radicales. Piensa que llega tarde a la congregación porque salió tarde de su casa, o se levantó de cama más ...

Leer más →
0

¿Es el número de personas en una congregación, sinónimo de bendición?

Una aclaración necesaria

Consciente o inconscientemente percibimos el número de personas que entran al local de la iglesia semana tras semana: unas veces es evidente la ausencia de varios hermanos y en otras oportunidades presenciamos la compañía de nuevos amigos. Sea cual sea el caso, una semana puede ser evidente que hay más personas y en otras oportunidades, menos personas de lo que consideramos como habitual. La iglesia no es ni el local de reunión ni tampoco todas ...

Leer más →
0

Un eterno Día del Señor

Hoy es domingo, el Día del Señor. Me encuentro escribiendo este artículo en horas de la noche, después que los servicios al Señor en mi iglesia local han finalizado.  Menciono esto porque el hecho de que sea de noche implica que este Día también terminará. En unas horas será lunes, si Dios así lo quiere.

Pero la pregunta es esta: ¿Suspira nuestra alma por este día que termina? Aclararé el por qué de esta ...

Leer más →
0
Página 1 de 2 12