Artículos

Dejando de hacer lo malo y haciendo lo bueno – Efesios 4:17

Efe 4:17  Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles…

Los dos aspectos que debemos tener en cuenta

Esta es una orden impuesta sobre el pueblo del Señor, por el Apóstol Pablo, en el nombre del Señor.

El Señor requiere que el caminar de sus hijos, no sólo sea diferente al de aquellos que no lo conocen, sino diametralmente opuesto. Sabemos por el testimonio de la Escritura, que el creyente, en virtud del arrepentimiento que Dios le ha concedido, ya no hace lo malo que hacía antes de su conversión. 

1Pe 4:4  A éstos les parece cosa extraña que vosotros (ya) no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan;  

Pero no hacer lo malo, es sólo una cara de la moneda; de hecho, también sabemos que el verdadero creyente, no sólo deja de hacer lo que a Dios le ofende, sino que al mismo tiempo se dedica a hacer lo que a Dios le agrada.

¡No es suficiente, simplemente “no andar como los gentiles”!

Pero es obvio que no es suficiente no correr en el desenfreno de los impíos (1 Pedro 4:4), es también necesario correr la carrera en dirección hacia las moradas celestiales. No es suficiente no hacer lo mismo que hacen los incrédulos, es necesario hacer lo que hacen los santos. No sólo es necesario “dejar de hacer las malas obras que hacen los injustos” sino que por naturaleza es necesario “hacer aquellas buenas obras que hacen los justos”.

La evidencia de estos dos aspectos del genuino caminar cristiano, producto de un arrepentimiento concedido por Dios, es abundante en la Escritura:

Isa 1:16  Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; v17  aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.  
Sal 37:27 Apártate del mal, y haz el bien, Y vivirás para siempre.
Efe 4:22despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, v23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,  
Efe 4:25  Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad
Efe 4:28  El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje
Efe 4:29  Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la buena palabra que sea para la necesaria edificación,

¿Notan los dos aspectos concomitantes de la orden? ¡Es necesario tenerlos en cuenta para nuestro beneficio!

  1. El negativo, que es una orden explícita  (“No andéis como los gentiles“) y
  2. El positivo, que es otra orden implícita en la primera (“andad como santos“).

Pero… ¿cómo andan los gentiles?

Por favor note la respuesta del Apóstol en los dos versículos que siguen…

  • 1. Efe 4:17b en la vanidad de su mente
    • Sus mentes están llenas de los deseos, de las apariencias, de los valores y de las aspiraciones del mundo, pero carecen de interés por lo santo, lo celestial, lo Divino. Sus pensamientos giran en torno a lo mundano, por lo que las cosas de Dios son aburridas, innecesarias o injustas.
  • 2. Efe 4:18  teniendo el entendimiento entenebrecido
    • Las personas que no conocen al Señor son personas faltas de entendimiento. Podrán ser personas sumamente inteligentes en el ámbito secular, pero en lo que respecta a la comprensión de las cosas espirituales son ignorantes. Ignoran la naturaleza y las perfecciones de Dios, su santidad y justicia. Son ignorantes en todo lo relacionado con el pecado y sus consecuencias. Ignoran todo acerca de Cristo, su persona, su oficio y su obra… etc… Observar 1 Corintios 2:15
  • 3. ajenos de la vida de Dios
    • Están muertos en sus delitos y pecados; por eso el Apóstol dijo “Ajenos a la vida de Dios”
  • 4. por la dureza de su corazón
    • Son personas que, naturalmente careciendo de gracia en sus corazones, se resisten a la Palabra de Dios y se oponen a todo lo que es Dios. Este es el típico caso de aquellos que persisten en acallar la voz de sus consciencias y que insisten en minimizar o en anular cualquier influencia Divina en sus vidas.
  • 5. Efe 4:19  los cuales, después que perdieron toda sensibilidad
    • Como consecuencia de la práctica permanente del pecado, de su oposición a Dios y del acallamiento al que han sometido sus consciencias, quienes no conocen a su Hacedor, carecen de toda sensibilidad en lo que respecta al pecado. Ya no lo ven como pecado, o lo ven como pecado, pero ya no sienten molestia alguna cuando lo practican.  
  • 6. se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impurezas
    • Sobra afirmar, que “el caminar gentil” no sólo es caracterizado por su amor al pecado, sino por su afán por cometerlo. Son personas sin ningún o poco sentido de continencia. Se puede hablar de ellos, casi como seres irracionales que voluntariamente se han entregado a toda suerte de concupiscencias y deseos inmorales.

Habiendo quedado claro cómo andan los gentiles, la pregunta ahora es … ¿Cómo andan los santos?

Se podrían escribir un sinnúmero de páginas al respecto. Por ahora mi interés es mostrarles cómo andan los santos en el contexto del versículo en mención.

Por favor note la respuesta del Apóstol en los versículos que siguen a Efesios 4:17

  • Efe 4:22  En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, v23  y renovaos en el espíritu de vuestra mente, v24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.
    • Los santos NO SÓLO mortifican sus viejos hábitos, SINO QUE cultivan y cuidan las virtudes nuevas inherentes a su conversión
  • Efe 4:25  Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.  
    • Los santos NO SÓLO desechan la mentira, SINO QUE hablan la verdad
  • Efe 4:28  El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.  
    • Los santos NO SÓLO no son deshonestos, SINO QUE son laboriosos, diligentes y generosos
  • Efe 4:29  Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.  
    • Los santos NO SÓLO no hablan necedades, vulgaridades o insultos, SINO QUE hablan palabras edificantes 
  • Efe 4:31  Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Efe 4:32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.
    • Los santos NO SÓLO no son pendencieros o iracundos, SINO QUE son mansos, perdonadores y bondadosos

Un par de palabras para terminar… 

¿Cómo es tu caminar en el Señor? Considéralo en oración y sé recordado leyendo Efesios 4:17 que Dios demanda de ti un caminar, no parcialmente diferente al caminar de aquellos que no le honrar, sino diametralmente opuesto; un caminar que no sólo sea diferente al de aquellos que aman el mundo, sino un caminar que evidencia la gracia de aquellos que de verdad aman a Dios… en pocas palabras, las demandas del Apóstol son para aquellos que en verdad se han arrepentido de sus pecados, porque sólo ese caminar, sólo el caminar que nos lleva hacia la cruz, es aquel que con la mirada puesta en Cristo, abunda en toda buena obra que evidencia la gracia Divina.

Que no se te olvide, querido lector, que es peligroso sentirnos bien por dejar de hacer las cosas horribles que hacíamos antes, si es que no estamos haciendo las cosas que como santos debemos estar haciendo ahora… ¡Cuidado con descansar sobre los laureles del engaño creyendo que has alcanzado una obediencia a la demanda Divina de Efesios 4:17, cuando lo que quizás has hecho es suprimir de tus prácticas algunas perversidades aquí y allá!  ¡No! La orden es 

  1. No andéis como los gentiles” – con todo lo que esto implica
  2. Andad como santos” – con todo lo que esto implica

Creer que, dejar de hacer algunas cosas malas, es algo bueno, sería una verdad partida a la mitad. La verdad completa sería “esforcémonos por dejar de hacer TODO lo malo, al mismo tiempo que nos esforzamos para hacer TODO lo que es bueno, agradable a Dios y conforme a su Palabra”

¡Cuán esencial es la demanda Divina de Efesios 4:17 y cuánta gracia necesitamos para esmerarnos en obedecerla a diario!

Permítanme resumirlo de la siguiente manera

“Los santos NO SÓLO se esmeran por la gracia de Dios por obedecer las órdenes de la Ley Moral, SINO QUE por esa misma gracia, se esmeran para cumplir con las virtudes y valores opuestos inherentes a cada mandamiento.” 
Ptr. César A. García

0
  Artículos relacionados
  • No related posts found.

Añadir un comentario


Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.