NOTA: Los siguientes son sólo 7 apartes (o puntos) de la Confesión Bautista de Fe de 1689 de Londres. (El compendio entero puede ser descargado en la sección de recursos

Estas bases doctrinales, a pesar de no ser un documento de carácter inspirado o Divino, ciertamente es el documento que resalta perfectamente las doctrinas gloriosas Bíblicas en las cuales creemos.

La Confesión Bautista de 1689 es de gran ayuda, pues demuestra claramente que sus puntos no son interpretaciones arbitrarias, sino afirmaciones doctrinales de las Sagradas Escrituras, en las que creemos sin reserva alguna y las cuales son nuestra norma (y deben ser de todo Cristiano legítimo) infalible, necesaria, suficiente y suprema de toda fe y de su práctica.

1 – ESCRITURAS

Escrituras

a) Las Santas Escrituras son la única toda suficiente, segura e infalible regla del conocimiento, fe y obediencia salvadoras. (2 Timoteo 3:15-17, Isaías 8:20, Lucas 16:29,31; Efesios 2:20)

b) La autoridad de las Santas Escrituras, por la que ellas deben ser creídas y obedecidas, no depende del testimonio de ningún hombre o iglesia, sino enteramente del de Dios (quien en si mismo es la verdad), el autor de ellas; y deben ser creídas porque son la palabra de Dios. (2 Pedro 1:19, 1 Tesalonicenses 2:13)

c) El Juez Supremo por el cual deben decidirse todas las controversias religiosas, todos los decretos de los concilios, las opiniones de los hombres antiguos, las doctrinas de hombres y de espiritus privados, y en cuya sentencia debemos descansar, no es ningún otro más que el veredicto biblico dado por el Espíritu Santo. En tal veredicto descansa la fe (Mateo 22:29-32; Efesios 2:20; Hechos 28:23)

2 – DIOS Y LA SANTA TRINIDAD

Dios y la Santa Trinidad

a) No hay sino un solo Dios, (1) el único viviente y verdadero, (2) quien es infinito en su ser y perfecciones; (3) espíritu purísimo, (4) invisible, (5) sin cuerpo, miembros (6) o pasiones; (7) inmutable, (8) inmenso, (9) eterno, (10) incomprensible, (11) todopoderoso, (12) sabio, (13) santo, (14) libre, (15) absoluto, (16) que hace todas las cosas según el consejo de su propia voluntad, que es inmutable y justísima (17) y para su propia gloria. (18) También Dios es amoroso, (19) benigno y misericordioso, paciente, abundante en bondad y verdad, perdonando toda iniquidad, transgresión y pecado, (20) galardonador de todos los que le buscan con diligencia, (21) y sobre todo muy justo y terrible en sus juicios, (22) que odia todo pecado (23) y que de ninguna manera dará por inocente al culpable, (24).

1. Deuteronomio 6:4; 1 Corintios 8:4,6.
2. 1 Tesalonicenses 1:9; Jeremías 10:10.
3. Job 11:7-9 y 26:14.
4. Juan 4:24.
5. 1 Timoteo 1:17.
6. Deuteronomio 4:15,16; Lucas 24:39; Juan 4:24.
7. Hechos 14:11,15.
8. Santiago 1:17; Malaquías 3:6.
9. 1 Reyes 8:27; Jeremías 23:23,24.
10. Salmos 90:2; 1 Timoteo 1:17.
11. Salmos 145:3.
12. Génesis 17:1; Apocalipsis 4:8.
13. Romanos 16:27.
14. Isaías 6:3; Apocalipsis 4:8.
15. Salmos 115:3.
16. Éxodo 3:14.
17. Efesios 1:11.
18. Proverbios 16:4; Romanos 11:36.
19. 1 Juan 4:8,16.
20. Éxodo 34:6,7.
21. Hebreos 11:6.
22. Nehemías 9:32,33.
23. Salmos 5:5,6.
24. Nehemías 1:2,3; Éxodo 34:7.

b) En la unidad de la Divinidad hay tres personas de una sustancia, poder y eternidad; Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. (1) El Padre no es engendrado ni procede de nadie; el Hijo es eternamente engendrado del Padre, (2) y el Espíritu Santo procede eternamente del Padre y del Hijo. (3)

1. 1 Juan 5:7; Mateo 3:16,17 y 28:19; 2 Corintios 13:14.
2. Juan 1:14,18.
3. Juan 15:26; Gálatas 4:6.

3 – LA CREACION

La Creación

a) En el principio agradó a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, para la manifestación de la  gloria de su poder, sabiduría y bondad eternas, crear o hacer el mundo y todas las cosas que en él están, ya sean visibles o invisibles, en el espacio de seis días y todas muy buenas. (1Jn. 1:2,3; He. 1:2; Job 26:13 2Ro. 1:20 3Col. 1:16; Gn. 1:31 1)

b) Después que Dios hubo creado todas las demás criaturas, creó al hombre, varón y hembra (1), con alma racional e inmortal (2), y en toda manera posible les preparó para una vida en armonía con él. Fueron creados a su imagen, dotados de conocimiento, justicia y santidad verdadera (3), teniendo la ley de Dios escrita en su corazón (4), y dotados del poder de cumplirla; sin embargo, había la posibilidad de que la quebrantaran dejados a la libertad de su voluntad que era mudable (5)

1. Génesis 1:27
2. Génesis 2:7
3. Eclesiastés 7:29, Gn. 1:26
4. Romanos 2:14
5. Génesis 3:6

4 – DE CRISTO, EL MEDIADOR

De Cristo el Mediador

a) Agrado a Dios en su propósito eterno, escoger y ordenar al Señor Jesús, su unigénito Hijo, , de acuerdo al pacto en el cual habían entrado, para que fuera el Mediador entre Dios y el hombre (1) Como tal es: Profeta (2), Sacerdote (3), Rey (4), el Salvador y Cabeza de su Iglesia (5), el Heredero de todas las cosas (6) y Juez de todo el mundo (7) desde la eternidad le dio Dios un pueblo que fuera su simiente y para que, a debido tiempo, lo redimiera, llamara, justificara, santificara y glorificara. (8)

1. Isaías 42:1; 1 Pedro 1:19,20;
2. Hechos 3:22.
3. Hebreos 5:5,6.
4. Salmos 2:6;
5. Efesios 5:23.
6. Hebreos 1:2.
7. Hechos 17:31.
8. Juan 17:6; Romanos 8:30; Isaías 53:10.

b) El Hijo de Dios, la segunda persona de la Santa Trinidad, siendo verdadero y eterno Dios, la brillantez de la gloria de su Padre, igual y de una sustancia con Él, quien hizo el mundo y mantiene y gobierna todas las cosas que ha hecho, habiendo llegado la plenitud del tiempo, tomó sobre si la naturaleza del hombre con todas sus propiedades esenciales y con sus debilidades comunes, (1) mas sin pecado. (2) Fue concebido por el Espíritu Santo en el vientre de la Virgen Maria, una mujer perteneciente a la tribu de Judá. El Espíritu Santo vino sobre ella y el poder de Dios la cubrió. Y así, según las Escrituras, fue hecho él de una mujer, descendiente de Abraham y David (3). Así que, dos naturalezas perfectas y distintas, se unieron inseparablemente en una persona, pero sin conversión, composición o confusión alguna. Esta persona es verdadero Dios y verdadero hombre, un Cristo, el único mediador entre Dios y el hombre. (4)

1. Juan 1:1,14; Gálatas 4:4.
2. Romanos 8:3, Hebreos 2:14,16,17 y 4:15.
3. Mateo 1:22-23, Lucas 1:27,31,35.
5. Romanos 1:3,4; 1 Timoteo 2:5.

c) A todos aquellos para quienes Cristo ha obtenido eterna redención, cierta y eficazmente les aplica y comunica la misma, haciendo intercesión por ellos, (1) uniéndoles a él por su Espíritu, revelándoles en la palabra y por medio de ella el misterio de la salvación, persuadiéndoles eficazmente a creer y a obedecer, (2) gobernando el corazón de

ellos por su palabra y Espíritu, (3) y venciendo a todos sus enemigos por su gran poder y sabiduría, (4) y de la manera y por los caminos que están más en conformidad con su maravillosa e inescrutable dispensación. Todas estas cosas son hechas en su libre y soberana gracia e incondicionalmente, ya que nada de mérito es previsto por él en sus elegidos.(5)

1. Juan 6:37, Juan 10:15-16, Juan 17:9, Romanos 5:10
2. Juan 17:6, Efesios 1:9, 1 Juan 5:20
3. Romanos 8:9,14
4. Salmo 110:1, 1 Corintios 15:25-26
5. Juan 3:8, Efesios 1:8

d) El Señor Jesucristo, por su perfecta obediencia y por el sacrificio de sí mismo que ofreció una sola vez por el Espíritu eterno de Dios, ha satisfecho plenamente a la justicia de Dio (1) El ha efectuado la reconciliación y ha comprado un herencia eterna en el reino de los cielos para todos aquellos dados a él por el Padre.(2)

1. Romanos 3:25,26; Hebreos 9:14,16 y 10:14
2. Juan 17:2; Hebreos 9:12,15

5 – DE LA JUSTIFICACION

De la justificación

a) A quienes Dios llama eficazmente, también justifica gratuitamente,(1) no infundiendo justicia en ellos sino perdonándoles sus pecados, y contando y aceptando sus personas como justas (2) no por nada obrado en ellos o hecho por ellos, sino solamente por causa de Cristo (3). no imputándoles la fe misma, ni la acción de creer, ni ninguna otra obediencia evangélica como justicia; sino imputándoles la obediencia activa de Cristo a toda la ley y su obediencia pasiva en su muerte para la completa y única justicia de ellos por la fe, la cual tienen no de sí mismos; es don de Dios. (4)

1. Romanos 8:30 y 3:24.
2. Romanos 4:5-8; Efesios 1:7
3. 1 Corintios 1:30-31; Romanos 5:17-19
4. Filipenses 3:9; Hechos 13:38,39; Efesios 2:7-8, 2 Corintios 5:19-21, Tito 3:5-7

b) La fe, que así recibe a Cristo y descansa en Él y en su justicia, es el único instrumento de justificación; (1) aunque no está sola en la persona justificada, sino que siempre va acompañada por todas las otras gracias salvadoras, y no es fe muerta, sino que obra por amor. (2)

1. Juan 1:12; Romanos 3:28 y 5:1.
2. Santiago 2:17,22,26; Gálatas 5:6.

c) Cristo, por su obediencia y muerte, saldo totalmente la deuda de todos aquellos que así son justificados, e hizo una apropiada, real y completa satisfacción a la justicia de su Padre en favor de ellos. (1) Sin embargo, por cuanto Cristo fue dado por el Padre para los justificados (2) y su obediencia y satisfacción fueron aceptadas en su lugar, (3) y ambas gratuitamente; no porque hubiera alguna cosa en ellos, su justificación es solamente de pura gracia; (4) para que las dos, la exacta justicia y la rica gracia de Dios, puedan ser glorificadas en la justificación de los pecadores. (5)

1. Romanos 5:8-10,19; 1 Timoteo 2:5,6; Hebreos 10:10,14; Daniel 9:24,26; Isaías 53:4-6, 10-12.
2. Romanos 8:32.
3. 2 Corintios 5:21; Mateo 3:17; Efesios 5:2.
4. Romanos 3:24; Efesios 1:7.
5. Romanos 3:26; Efesios 2:7.

d) Desde la eternidad, Dios decreto justificar a todos los elegidos; (1) y en el cumplimiento del tiempo, Cristo murió por sus pecados, y resucito para su justificación. (2) Sin embargo, ellos no son justificados sino hasta que Cristo les es realmente aplicado, por el Espíritu Santo (3)

1. Gálatas 3:8; 1 Pedro 1:2,19,20; Romanos 8:30.
2. Gálatas 4:4; 1 Timoteo 2:6; Romanos 4:25.
3. Colosenses 1:21,22; Gálatas 2:16; Tito 3:4-7.

e) Dios continua perdonando los pecados de aquellos que son justificados; (1) y aunque ellos nunca pueden caer del estado de justificación, (2) sin embargo pueden, por sus pecados, caer bajo el desagrado paternal de Dios y no tener la luz de su rostro restaurada sobre ellos hasta que se humillen, confiesen sus pecados, pidan perdón y renueven su fe y su arrepentimiento. (3)

1. Mateo 6:12; 1 Juan 1:7,9 y 2:1,2.
2. Lucas 22:32; Juan 10:28; Hebreos 10:14.
3. Salmos 89:31-33; 51:7-12 y 32:5; Mateo 26:75; 1 Corintios 11:30,32; Lucas 1:20.

6 – DE LA FE SALVADORA

De la fe salvadora

a) La gracia de la fe, por la cual se capacita a los elegidos para creer para la salvación de sus almas, es la obra del Espíritu de Cristo en sus corazones, y ordinariamente se realiza por el ministerio de la Palabra;1 por la cual, y por la administración del bautismo y la Cena del Señor, la oración y otros medios designados por Dios, esa fe aumenta y se fortalece. (2)

1. Juan 6:37, 44; Hechos 11:21,24; 13:48; 14:27; 15:9; 2 Corintios 4:13; Efesios 2:8; Filipense 1:29; 2 Tesalonicenses 2:13; 1 Pedro 1:2
2. Romanos 10:14,17; Lucas. 17:5; Hechos 20:32; Romanos 4:11; 1 Pedro 2:2

b) Por esta fe, el cristiano cree que es verdadero todo lo revelado en la Palabra por la autoridad de Dios mismo, y también percibe en ella una excelencia superior a todos los demás escritos y todas las cosas en el mundo, pues muestra la gloria de Dios en sus atributos, la excelencia de Cristo en su naturaleza y oficios, y el poder y la plenitud del Espíritu Santo en sus obras y operaciones; y de esta forma, el cristiano es capacitado para confiar su alma a la verdad así creída;’ y también actúa de manera diferente según sea el contenido de cada pasaje en particular: produciendo obediencia a los mandatos, (2) temblando ante las amenazas,(3) y abrazando las promesas de Dios para esta vida y para la venidera(4) pero las principales acciones de la fe salvadora tienen que ver directamente con Cristo: aceptarle, recibirle y descansar sóló en Él para la justificación, santificación y vida eterna, en virtud del pacto de gracia. (5)

1. Hch. 24:14; 1 Ts. 2:13; Sal. 19:7-10; 119:72
2. Jn. 15:14; Ro. 16:26
3. Is. 66:2
4. 1 Ti. 4:8; He. 11:13
5. Jn. 1:12; Hch. 15:11; 16:31; Gá. 2:20

c) Esta fe, aunque sea diferente en grados y pueda ser débil o fuerte,’ es, sin embargo, aun en su grado mínimo, diferente en su clase y naturaleza (como lo es toda otra gracia salvadora) de la fe y la gracia común de aquellos creyentes que sólo lo son por un tiempo (2) y consecuentemente, aunque muchas veces sea atacada y debilitada, resulta, sin embargo, victoriosa (3) creciendo en muchos hasta obtener la completa seguridad (4) através de Cristo, quien es tanto el autor como el consumador de nuestra fe (5)

1. Mateo 6:30; 8:10,26; 14:31; 16:8; Mateo 17:20; Hebreos 5:13,14; Romanos 4:19,20
2. Santiago 2:14; 2 Pedro 1:1; 1 Juan. 5:4
3. Lucas 22:31,32; Efesios 6:16; 1 Juan 5:4,5
4. Salmo 119:114; Hechos 6:11,12; 10:22,23
5. Hebreos 12:2

7 – DEL ARREPENTIMIENTO PARA VIDA Y SALVACION

Del arrepentimiento para vida

a) Este arrepentimiento para salvación es una gracia evangélica (1) por la cual una persona a quien el Espíritu hace consciente de las múltiples maldades de su pecado (2) mediante la fe en Cristo (3) se humilla por él con una tristeza que es según Dios, abominación de él y aborrecimiento de sí mismo, orando por el perdón y las fuerzas que proceden de la gracia (4) con el propósito y empeño, mediante la provisión del Espíritu, de andar delante de Dios para agradarle en todo (5)

1. Hechos 5:31; 11:18; 2 Timoteo2:25
2. Salmos 51:1-6; 130:1-3; Lucas 15:17-20; Hechos 2:37,38
3. Salmos 130:4; Mateo 27:3-5; Marcos 1:15
4. Ezequiel 16:60-63; 36:31,32; Zacarías 12:10; Mateo 21:19; Hechos 15:19; 20:21; 26:20; 2 Corintios 7:10,11; 1 Tesalonicenses 1:9
5. Proverbios 28:13; Ezequiel 36:25; 18:30,31; Salmos 119:59,104,128; Mateo 3:8; Lucas 3:8; Hechos 26:20; 1 Tesalonicenses 1:9

NOTA: (El compendio entero de nuestras bases de Fe, que se adhieren de manera total con la Confesión Bautista de Fe de 1689, puede ser descargado haciendo click en el enlace Confesión Bautista de Fe de 1689 de Londres