Artículos

La Coalición por el Evangelio – El ataque del Nuevo Calvinismo a la Biblia y a su Epistemología

Nota:

  • Este artículo fue traducido por el Hno. Hárold Lázaro a título personal. Si usted nota cualquier error en su traducción, por favor háganoslo saber. Con gusto lo corregiremos de inmediato.
  • El escritor de este artículo es Stephen M. Cope. Stephen tiene un B.A. En historia, un M.A. en la historia de la iglesia, y ha terminado la mayor parte de su trabajo del curso para un Ph.D. En Historia de la Iglesia y Teología de la Universidad Bob Jones y Seminario, Greenville, Carolina del Sur. Actualmente reside en Greenville, Carolina del Sur, donde trabaja como escritor independiente.
  • El artículo es muy extenso; por ahora sólo publicaremos ciertos apartes del texto completo

Contendiendo por la fe o comprometiendo los fundamentos

Cada generación del Protestantismo Evangélico Americano desde 1800 ha tratado de unir a los evangélicos en causa común contra los ataques teológicos y crisis espirituales percibidos de su época.

A finales de 1700, los estudiantes de Jonathan Edwards, incluyendo a su propio hijo, Jonathan Edwards, Jr. promovieron un movimiento teológico conocido como los Nuevos Hombres Divinos en Ingles (the New Divinity Men). Su objetivo declarado era combatir el Racionalismo y la Iluminación, mientras intentaban reconciliar sus experiencias recientes de avivamiento en el Gran Despertar con, el Viejo Calvinismo de sus padres puritanos. Sus esperanzas eran avanzar el avivamiento del 1700s en el nuevo siglo antes de ellos, de modo que pudieran promover una población piadosa para la nueva república americana.

Su movimiento dio a luz a los calvinistas de la Nueva Escuela en inglés (the New School Calvinists) (y más tarde a los nuevos presbiterianos de la escuela; en inglés “the New School Presbyterians”) que creían que la perpetuación del renacimiento y la reforma social a nivel nacional reemplazó la necesidad de lo que consideraban la innecesaria precisión doctrinal exigida por los calvinistas Como Archibald Alexander, Charles Hodge y Robert Lewis Dabney.

Los nuevos presbiterianos de la escuela fueron conducidos por hombres tales como Lyman Beecher … George Duffield, y quizás el abogado más famoso del movimiento, Charles Finney. Estos hombres sostenían que la ortodoxia bíblica no era tan importante como dirigir la cruzada para la reforma nacional y promover la causa del perfeccionamiento de la sociedad. Muchos de estos calvinistas de la Nueva Escuela participaron en el movimiento abolicionista, el movimiento de templanza, la promoción de la reforma laboral y la eliminación del trabajo infantil en los Estados Unidos.

Este mismo espíritu se revivió en el siglo XX con la llegada de los “nuevos evangélicos” que creían que el fundamentalismo cristiano había abrazado al anti-intelectualismo y rechazado los programas de reforma social necesarios que creían que en última instancia derrotaría al modernismo y la neo-ortodoxia.

Aunque cada uno de estos movimientos puede parecer diferente en naturaleza y alcance, los tres (Nueva Divinidad, calvinismo de la nueva escuela y Nuevo Evangelicalismo) ilustran cómo el Evangelicalismo americano ha perseguido fervientemente una red de coalición para promover sus creencias teológicas y éticas en Las esperanzas de contener la marea del mal y promover la causa de la religión exterior en la república.

Ahora que tenemos 13 años en el siglo XXI, no deberíamos sorprendernos de encontrar a los evangélicos formando nuevamente otra coalición para combatir la marea creciente del posmodernismo. La Coalición por el evangelio (TGC) es el último esfuerzo de los evangélicos del siglo XXI para crear un nuevo frente unido dentro de la iglesia estadounidense.

Desde su primera conferencia nacional en mayo de 2007, la influencia de la Coalición por el evangelio (TGC) se ha propagado rápidamente a través del protestantismo evangélico. Bajo una diversa colección de líderes, incluyendo al Dr. Timothy Keller de la Iglesia Presbiteriana en América (PCA), el Dr. DA Carson de la Escuela de Divinidad Evangélica de la trinidad en Ingles (of Trinity Evangelical Divinity School) , John Piper, el pastor bautista siempre popular y promotor de la teología de Edwards para el 21 Y Mark Driscoll [1], el Evangélico verdaderamente posmoderno, conocido como el “pastor de palabrotas o Cussing pastor,” , la Coalición ha dibujado una colección inusual de tradiciones teológicas y denominacionales en un movimiento creciente cuya influencia se está extendiendo lejos y rápido.

La Coalición en sí fue principalmente la creación de Keller, pastor de la conocida Iglesia Redentora Presbiteriana en la Ciudad de Nueva York, y el teólogo D.A. Carson.

Antes de su organización, ambos expresaron su deseo de reavivar las iglesias evangélicas en la tradición del Nuevo Evangelicalismo de la Segunda Guerra Mundial de América. [2] Estos dos hombres, junto con Piper, Philip Ryken (que en aquella época todavía era el Ministro Mayor de la Décima Iglesia Presbiteriana en Filadelfia, anteriormente pastoreado por el difunto Dr. James M. Boice), Driscoll, y el conocido pastor PCA Dr. Ligon Duncan (ahora Canciller del Seminario Teológico Reformado) unieron fuerzas para explorar el establecimiento de una nueva red Evangélica.

En 2005, estos hombres se reunieron con otros prominentes líderes evangélicos para evaluar su aceptación de esta nueva propuesta. [3] Los que asistieron aceptaron la idea y en 2006 se reunieron nuevamente para finalizar los borradores de la Declaración Confesional (DC) del TGC y la Visión Teológica para el Ministerio (VTM).

La membresía del actual Consejo Ejecutivo de TGC revela la verdadera diversidad de este movimiento. La membresía abarca desde las denominaciones evangélicas más tradicionales hasta los verdaderamente izquierdistas Evangélicos postmodernos.

Los tradicionalistas incluyen a los Bautistas del Sur Albert Mohler, el presidente reformador del Seminario del Sur en Louisville, y Mark Dever, pastor de la Iglesia Bautista Capital Hill en Washington, D.C., y los Dres. Ligon Duncan y Richard Phillips de la PCA.

Entre los miembros más moderados se incluyen los carismáticos con algunas simpatías reformadas como C. J. Mahaney, Joshua Harris y John Piper, que abarca tanto los flancos bautista como carismático del movimiento.

Los evangélicos posmodernos de la extrema izquierda están representados por Tim Keller y Kevin DeYoung. Con líderes como estos, sólo se puede imaginar la diversidad de tradiciones teológicas que constituyen TGC.

Además de celebrar conferencias, TGC ha redactado dos documentos fundamentales que expresan sus creencias, objetivos, metas y misión fundamentales. Ambos documentos son relativamente desconocidos, pero sus ideas se están extendiendo como un reguero de pólvora a través de una América Evangélica desilusionada tratando de enfrentarse al trauma de un mundo posmoderno.

La Declaración Confesional de TGC (DC en adelante) fue escrita por Carson y la Visión Teológica para el Ministerio (VTM en adelante) por Keller. [4]

El DC afirma poco de significado aparte de repetir muchas de las viejas definiciones vagas y mal definidas que los evangélicos han bromeado alrededor durante varias décadas. Si bien refleja una influencia ligeramente calvinista, la DC deja mucho espacio para los no-calvinistas y otras tradiciones teológicas, que se han unido a la coalición. Sin embargo, la VTM expresa una perspectiva más novedosa que poco a poco va entrando en boga dentro del evangelismo.

Este documento expone de manera más exhaustiva (aunque de manera poco sistemática) las preocupaciones de varios pastores dentro de TGC de que la iglesia evangélica no ha abordado tanto filosóficamente como culturalmente el nuevo mundo posmoderno. La VTM llama a un renovado énfasis en la unidad entre los evangélicos, tanto en la doctrina como en la práctica, y ofrece un nuevo enfoque para abordar los problemas sociales, reclamar la cultura y promover una mayor tolerancia del actual paisaje religioso diverso. La VTM rinde homenaje al protestantismo del pasado en términos vagos, pero el documento expresa un anhelo de ir más allá de lo que considera como Protestantismo Tradicional para enfrentar los nuevos desafíos teológicos de la época.

En la superficie, gran parte de los contenidos tanto del DC como del VTM atraerán definitivamente las preocupaciones del Evangélico contemporáneo.

Pero una evaluación más cuidadosa y teológicamente precisa de estos documentos revelará que, de hecho, estos hombres no están reuniendo a los evangélicos alrededor de los fundamentos de la fe para oponerse a la creciente amenaza del posmodernismo; Sino que están completamente reescribiendo la teología evangélica para encajar dentro de un paradigma postmoderno.

Este artículo examinará las pretensiones teológicas y filosóficas de estos documentos y las ideas predicadas por los líderes de TGC para determinar si realmente reflejan una verdadera lucha por la fe o un completo abandono de la Biblia y su epistemología.

(Parte 1 de 4)


  • [1] On March 28, 2012, GC’s website announced that Mark Driscoll was resigning from the executive council of the GC for personal reasons. See http://thegospelcoalition.org/blogs/tgc/2012/03/28/driscoll-steps-down-from-tgc-council/.
  • [2] See history of the Gospel Coalition: http://thegospelcoalition.org/about/history. This article provides an account of the events leading to the first national conference in 2007.
  • [3] See http://thegospelcoalition.org/about/history.
  • [4] See http://thegospelcoalition.org/about/history. While both Keller and Carson penned the original drafts of each document, significant revisions of both were adopted at the 2006 Colloquium.
0
  Artículos relacionados
  • No related posts found.