Artículos

MAYORDOMÍA CRISTIANA: Nuestro llamamiento, Undécima parte

NOTA DEL EDITOR: para ver la décima parte, dirigirse al siguiente link: “Mayordomía Cristiana: nuestro llamamiento, décima parte”.

11. ¿Es válido el diezmo del Antiguo Testamento en
la actualidad?

La pregunta que se plantea más comúnmente en relación al diezmo cuestiona por qué un requerimiento judaico, reemplazado por la venida de Cristo, debería estar en vigor hoy en día, y sugiere que diezmar es un legalismo. El diezmo, como una base correcta para dar al Señor, no fue restringido al período del pacto nacional judaico y sus leyes ceremoniales. En Hebreos 7:2 leemos acerca de Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, quien bendijo a Abraham cuando regresó de la derrota de los reyes, “a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo”. Este grande y misterioso rey (y sacerdote) de Salem fue reconocido por Abraham como el representante del Señor, y el diezmo fue la respuesta correcta a la bendición recibida de él. Abraham, muchos siglos antes de que la ley ceremonial fuese dada, sabía que el diezmo era una base correcta para su ofrenda. Además, parece ser que este conocimiento fue transmitido posteriormente a la familia, porque cuando Dios se encontró con Jacob en Bet-el y lo bendijo con muchas promesas, Jacob de inmediato se comprometió a dar una décima parte de todo lo que recibiera (Génesis 28:22). Por lo tanto, el diezmo data de antes del pacto mosaico.*

El diezmo, como una base correcta para dar al Señor, no fue restringido al período del pacto nacional judaico y sus leyes ceremoniales.

En el Nuevo Testamento, con certeza, no hay una regla fija con respecto a la ofrenda, ya que ahora se trata de una generosidad máxima y sincera conforme el Señor prospere a la persona. El diezmo puede servir como una guía saludable a lo que es una proporción razonable, pero para mucha gente, la proporción debería ser mayor.**

 

NOTA DEL EDITOR: para ver la duodécima parte, dirigirse al siguiente link: “Mayordomía Cristiana: nuestro llamamiento, duodécima parte”.

____________________________________________

Notas del editor:

*. El autor del artículo en otra ocasión dijo lo siguiente: “Un importante punto a recordar acerca de la mayordomía neotestamentaria es que puede exceder grandemente el porcentaje del diezmo (como por ejemplo el caso de las dos blancas de la viuda) y, por lo tanto, ninguna norma fija para dar está vigente ahora. Ahora es un asunto del corazón y de la generosidad máxima, según el Señor nos haya prosperado. No obstante, el diezmo todavía permanece como un guía de lo que es una porción mínima y razonable […] Cuando recordamos que la gran mayoría de los judíos realmente no experimentaron la gracia de Dios en sus corazones, seguramente sentiremos que nuestra ofrenda no debería ser menos que la de ellos”.

**. Y añade: “Tradicionalmente los cristianos han tomado el diezmo (o el diez por ciento) como el punto inicial o base de la mayordomía, puesto que es visto como la proporción bíblica mínima y que puede ser aumentada de acuerdo a como el Señor prospere”.

0
  Artículos relacionados