Artículos

Un Día apartado por Dios

 

Lectura: Isaías 58:13-14

Dios apartó un día de entre los siete que estableció en la semana. Lo apartado no es igual a lo ordinario. Los platos de fiesta no se usan en la cotidianidad. Asentir que el Día del Señor[1] sí ha sido apartado por Dios desde la creación y luego por mandamiento e institución apostólica, es sólo el comienzo de la obediencia. Es nuestro deber apartarlo como Dios lo apartó en nuestra práctica: respecto de lo que hablamos, respecto de los que hacemos.

Fácilmente nos acostumbrarnos a la cultura mundana en medio de la cual vivimos: y aunque en un sentido debemos hacernos a ellos para ganarlos, se usa dicho enunciado en múltiples ocasiones para avalar la desobediencia a Dios. Si la sociedad en la cual estamos inmersos hace uso de sus días para el reino al que pertenece (el de las tinieblas), y no aparta el Día que Dios estableció con fines principales diferentes a los demás, ¿dónde está la honra en imitarlos quienes pertenecemos al Reino de la luz? Baste ya el tiempo en el que, entre todos los mandamientos que era nuestra práctica transgredir, profanábamos el Día del Señor usando sus horas en nuestra pereza, en nuestra avaricia, en nuestra complacencia carnal, haciendo del mismo el día de ________ (nuestro nombre), en vez de aceptarlo como el Día del Señor Jesucristo.

Si la cultura eclesiástica en la cual nos desarrollamos ha sido de alguna forma permeada por el descuido a la voluntad de Dios, haciendo cesiones ilegítimas a prácticas que no consideran algunos tan escandalosas, aunque no se conformen a la Palabra de Dios, ¿significa esto que debemos seguirles con fe ciega? Quien así haga, no puede ser llamado siervo de Cristo. Es nuestro deber personal el indagar la Escritura y obedecer a Dios incluso si eso nos lleva a desobedecer a hombres que enseñan otra cosa y tenemos en gran aprecio. Ellos no necesariamente son impíos, pero es innegable que si desobedecen a Dios deliberadamente andan en desorden. Mi apego por alguien no debe llevarme a lanzarle un poco de tierra al mandamiento.

La Ley de Dios no puede ser olvidada por el pueblo del Señor con excusa de que el mundo la ha olvidado, ni puede ser minimizada por los creyentes con excusa de que ciertos predicadores y creyentes la han minimizado. Seremos juzgados personalmente y daremos cuentas cada uno. Tampoco puede dejar de ser guardada o guardada según mis interpretaciones novedosas. Todas las cosas en su lugar.

Mi apego por alguien no debe llevarme a lanzarle un poco de tierra al mandamiento

El hijo no debe obedecer al padre como le parezca, sino según la voluntad del padre; el empleado no debe obedecer a su jefe de la manera en que él crea que es mejor no considerando con cuidado las órdenes dadas, o pronto será despedido. El siervo de Cristo, respecto del Día del Señor particularmente, no deberá pensar que goza de «libertad legislativa» para establecer sus gustos y pareceres en la observancia santa de él, ni que su «libertad de conciencia» es transgredida porque Dios ha apartado un Día con fines principales diferentes a los de los demás. ¿Tan apegados estamos al mundo y a esta tierra (incluso a sus cosas legítimas) que necesitamos cual drogadicto una dosis de recreación y trabajos diarios cotidianos para vivir? ¿Tan pobres intelectualmente estamos para pensar que la libertad y la responsabilidad se oponen? ¿Tan poco moldeados por Cristo para ver nuestro deseo contraponerse a nuestro deber?

Sincerémonos y obedezcamos a Cristo a pesar de nosotros, del diablo, del mundo y de aquellos que han decidido caminar cojeando al Cielo:

«Guarden como santo el Día de descanso; en ese Día no se ocupen de sus propios intereses, sino disfruten del Día de descanso y hablen del Día con delicia, por ser el Día santo del Señor. Honren el Día de descanso en todo lo que hagan ese Día y no sigan sus propios deseos ni hablen palabras inútiles. Entonces el Señor será su delicia. Yo les daré gran honor y los saciaré con la herencia que prometí a su antepasado Jacob. ¡Yo, el Señor, he hablado!» (Isaías 58:13-14 NTV).

 


[1] Hago referencia al Domingo, primer día de la semana, en el cual nuestro Señor Jesucristo resucitó de entre los muertos.

0
  Artículos relacionados

Add a Comment


Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.