Devocional para la semana 20

Sermones predicados el domingo 15 de mayo del 2022, Día del Señor

Devocional basado en el Sermón Evangelístico

La Ley que conduce al Evangelio

Éxo 20:7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

Lunes 16 de mayo

El Nombre de Dios, ese conjunto de títulos por los que se ha dado ha conocer en Su Palabra, posee gran importancia por ser la forma específica en que Dios se ha revelado: Él es Jehová, Él es el Señor, el Creador, nuestro Padre, el Señor Jesucristo… Su Nombre es su identidad, así como nuestro rostro nos identifica. Su Nombre transmite Su carácter, Sus atributos, Su esencia. Dios se hace cercano a nosotros a través de Sus títulos y, por tanto, debemos valorarlos con aprecio y utilizarlos con sumo cuidado. No permitamos que nuestros labios hablen de Dios sin poseer pensamientos repletos de significado bíblico reverente sobre Él.

Martes 17 de mayo

Cuando visitamos la casa de algún hombre procuramos evitar hacer o decir aquellas cosas que le resulten ofensivas, y esperamos que aquellos a quienes hospedarnos hagan igual con nosotros. ¿Por qué, entonces, no procedemos igual respecto al Señor dado que vivimos en Su mundo? Él debe ser respetado, honrado, reconocido y reverenciado conscientemente por cada uno de nosotros. Somos Su creación y vivimos en Su mundo; Él es el Rey del universo. Pero para que esto sea posible, debemos conocerlo a través de Su Palabra para comprender todo aquello que le disgusta y así poder evitarlo con todas nuestras fuerzas.

Miércoles 18 de mayo

Nuestras lenguas y nuestros corazones están íntimamente vinculados. De ahí que si sale blasfemia de nuestros labios es porque hay una concepción baja de Dios en nuestros corazones. Si tomamos el Nombre de Dios a la ligera, como muletilla o sin un significado lleno de profundidad y sumo honor es porque nuestra alma carece de reverencia y devoción. La hipocresía es la consecuencia de falsedad en nuestro interior. Examinemos nuestro ser. Jamás podremos agradar a Dios con palabras vacías; jamás podremos agradar al Señor sin un corazón sincero y reverente.

Jueves 19 de mayo

Dios no tendrá por inocente al culpable, y es culpable de gran pecado todo aquel que toma Su Nombre en vano, esto es, todo aquel que profesa una fe en Cristo que acompaña de una práctica incoherente; todo aquel que degrada o tuerce la Palabra de Dios; todo aquel que murmura en contra de Sus Providencias; todo aquel que tiene a Dios en su boca, pero arde de pecado en su corazón. A menos que haya una verdadera fe en Jesucristo, y un sincero arrepentimiento hacia Dios, el temible juicio de Dios caerá con gran peso sobre todo hombre que le ha despreciado y escarnecido.

Viernes 20 de mayo

El Nombre de Jesús es el único Nombre en el cual hay salvación. ¿Por qué? Porque ese nombre identifica al único que puede salvarnos de nuestros pecados. Y esto es así porque Jesucristo es al mismo tiempo Dios y hombre, porque Él encarnó para vivir una vida en plena perfección, porque Él murió la muerte que merecíamos y porque Él resucitó gloriosamente demostrando la aprobación de Dios. Si usted confía en Él, exclusiva, plena y suficientemente usted tendrá paz con Dios. No mire a ningún otro: deposite su esperanza en Jesucristo, el suficiente Salvador. Su Nombre posee todo lo que necesitamos: Él es poderoso, misericordioso, amoroso, perdonador y agraciado.

Devocional basado en el Sermón de Enseñanza

Serie del Libro de Efesios

Efe 3:14 Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo,
Efe 3:15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra,
Efe 3:16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;

Lunes 16 de mayo

  • Recordemos que el interés primario de cada iglesia de Dios es honrarlo a Él (en obediencia, en santidad, en servicio, en proclamación del Evangelio y en la extensión del Reino)
  • Estas son labores…
    • … que demandan que cada miembro de la iglesia haga un esfuerzo conforme a la gracia que le fue dada.
    • … que requieren que los creyentes estén fortalecidos espiritualmente.
  • ¿Y que les recuerda Pablo en la oración que hace por ellos?
    • Que Dios es la fuente de todo bien, el manantial de toda bendición, y el dador de toda gracia, incluyendo la fortaleza que ellos necesitan para que, como congregación, puedan glorificar su nombre.

Martes 17 de mayo

Si piensan detenidamente ustedes tienen necesidades como iglesia: (provisión, cuidado, protección, sabiduría, etc.); no obstante, este pasaje les recordaba a los Efesios, y les recuerda a ustedes y a todas las iglesias, la gran necesidad que ellas tienen de ser fortalecidos por el Señor.

¿Por qué?

  • Porque lo que como iglesia tienen por hacer es mucho
  • Y porque los enemigos de la iglesia son siempre peligrosos, y sus acechanzas en ocasiones demoledoras.

Luego, mis hermanos, sugiero que vuestra oración congregacional no descuide ese “Señor danos la fortaleza que necesitamos” sabiendo que Él es quien les dará la fortaleza necesaria para que lo honren…

  • sirviéndole en obediencia
  • y resistiendo a vuestro enemigo con vehemencia … ¡hasta que el Señor regrese!

Miércoles 18 de mayo

Así que el meollo del asunto NO ES si Dios los va a fortalecer (Él es el dador de toda bendición), o de cuál es su capacidad para fortalecerlos (infinita)… la razón por la que muchas iglesias hoy no están fortalecidas con poder es esta: su poca fe… su poca oración… su poca percepción de las promesas de Dios.

Note lo que dice el texto “v16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria”

La expresión “conforme a las riquezas de su gloria” es una expresión Paulina que proyecta la idea de “infinitud de riquezas”, luego

  • no hay debilidad en medio de la iglesia que Dios no pueda subsanar,
  • no hay cansancio en los miembros que Él no pueda aliviar,
  • y ciertamente no hay agotamiento que Él no quiera convertir en poder… para su gloria.

Dios es infinito en cada de uno de sus atributos… en amor, en bondad, en misericordia, en gracia y en poder… por tanto, no hay límites en el poder de Dios y tampoco en el poder con el que Él pueda fortalecer su iglesia.

Jueves 19 de mayo

El Espíritu Santo

  • Es el agente regenerador
  • Es el huésped Divino en el corazón del creyente 2 Cor 1:22 Dios nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.
  • Es el huésped Divino en el corazón de la iglesia Efe 2:22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.
  • Es el agente santificador
    • … y lo es en la siguiente manera: Él santifica la iglesia para que la iglesia sea un templo santo para Él
  • El E.S. también el agente fortalecedor

Ahora, ¿Qué hace el E.S. como agente fortalecedor?

Bueno, de la misma manera como en la regeneración Él es quien aplica la gracia salvífica de Dios, y por esa gracia podemos acercamos a Cristo, ahora en nuestra santificación, Él es quien aplica el poder de Dios, y por ese poder ahora podemos extender el Reino de Cristo.

Viernes 20 de mayo

¿Qué clase de testimonio es aquel que da una iglesia débil, desanimada, sin carácter y enclenque?

Luego, ¡qué cada iglesia tenga sumo cuidado! …

¿Cuidado de qué? De reflejar algo que Dios no es; es decir, si la iglesia es llamada a reflejar la gracia de Dios, el amor de Dios y EL PODER DE DIOS, reflejar debilidad o languidez (cosas que Dios no es) es grave pecado.

  • Oren al Señor, querida iglesia, para que Él les conceda
    • el don de ser fortalecidos con su poder
  • Pídanle al Señor que los fortalezca
    • porque su capacidad para fortalecerlos es infinita
  • Anhelen la gracia de ser fortalecidos en vuestro hombre interior… deseen esa gracia… y clamen por la dación de esa gracia,
    • … porque entre más fortalecidos estén en su espíritu:
      • Más instrumentalidad tendrán en el avance de Su causa.
      • Con más denuedo y poder proclamarán el Evangelio
      • Más decididamente podrán defender la verdad.
      • Más firmemente podrán resistir las arremetidas del mundo.
      • y más podrán hacerlo todo para la gloria de Dios.