Las aflicciones de Ana (1 Samuel)

Autor: Fanny Zapata / Libro: 1 de Samuel / Tema: La respuesta desconfiada de aquellos que fueron llamados a libertad / Nota: La hermana Fanny es una querida hermana de IBGR Pereira quien fue maestra del estado durante toda su vida laboral. Agobiada severamente por sus múltiples dolencias, y siempre con la debida gracia para hablar de las maravillas de su Dios, hoy día nuestra hermana rara vez puede congregarse debido a sus impedimentos físicos. Muchos en IBGR hemos escuchado algunas de sus poesías y ahora nuestro Pastor decide (con el permiso de la hermana) publicar una selección de estas para beneficio y deleite del lector.


Cuando alguien nos incomoda y logra desesperarnos,
las penas del corazón al señor se las llevamos;
así le ocurría a Ana, puesto que Penina la afligía
porque aunque Elcana la amaba, ella hijos de él no tenía.

Con gran angustia en su alma, Ana le clamó al Señor,
que le otorgara un hijo y quitara su aflicción;
Dios respondió enseguida a su devota oración,
y le alegró la vida, dándole ese hijo varón.

Conforme al voto hecho, Ana se lo dedicó al Señor,
y aún siendo pequeño en el templo lo dejó;
siendo acepto ante Dios y ante los hombres también,
Samuel desde pequeño, daba testimonio de ser un creyente fiel.

Pero Ofni y Fines eran hombres muy perversos,
las ofrendas del Señor trataban con menosprecio;
tenían muy mala fama y hacían pecar al pueblo,
pues no escuchaban a Dios, ni le mostraban respeto.

El Señor reprendió a Elí porque honra él le daba
a sus hijos más que a Dios, pues no los disciplinaba;
Dios honra a quien le honra, desprecia a quien le desprecia
está con el que le busca, y desecha al que le deja.

Dios estaba con Samuel quien era obediente y fiel
entendía bien la Escritura y así la enseñaba a Israel;
durante toda su vida Samuel al pueblo juzgó
pero Israel era rebelde, y a Samuel un rey le pidió.

Su argumento fue: “Que como otras naciones que tenemos alrededor
un rey a ellos los gobernará y les diera dirección”;
“un rey queremos, un rey queremos” pedía el pueblo gran voz, (en sentido figurado)
y para que ellos experimentaran, un rey Dios les dio. (Mirar el versículo 1 Samuel 8:9)

1Sa 8:9 Ahora, pues, oye su voz; mas protesta solemnemente contra ellos, y muéstrales cómo les tratará el rey que reinará sobre ellos.

Notas adicionales:

1) Esta página puede ser copiada y citada sin necesidad de solicitar permiso, siempre y cuando su contenido permanezca sin alteraciones.