El Rey Salomón

Autor: Fanny Zapata / Libro: Varios / Tema: La vida del Rey Salomón / Nota: La hermana Fanny es una querida hermana de IBGR Pereira quien fue maestra del estado durante toda su vida laboral. Agobiada severamente por sus múltiples dolencias, y siempre con la debida gracia para hablar de las maravillas de su Dios, hoy día nuestra hermana rara vez puede congregarse debido a sus impedimentos físicos. Muchos en IBGR hemos escuchado algunas de sus poesías y ahora nuestro Pastor decide (con el permiso de la hermana) publicar una selección de estas para beneficio y deleite del lector.


Jedidías, el amado del Señor,
fue el nombre que Natán le dio a Salomón,
prueba que a David, Dios perdonó,
cuando del adulterio él se repitió.

Dios le dio a David un hijo sabio,
el cual Sadoc, el sacerdote ungió
¡Viva Salomón!, gritaba el pueblo
y detrás de él con alegría subió.

Porque Adonías era un muchacho hermoso,
a quien su padre “nunca había entristecido”
se sintió con derechos en el trono,
aún antes que su padre hubiera fallecido.

Para lo cual ya tenía preparado,
su gente para el trono usurpar;
contando con el apoyo de sus hermanos,
y también del sacerdote Abiatar.

Así cuando David determinó
que era Salomón quien iba reinar,
el temor invadió su corazón (el de Abiatar)
y fue y se asió de los cuernos del altar.

Cuando David sintió que iba a morir,
ordenó a su hijo Salomón
guardar todos los preceptos de Dios,
quien cumpliría las promesas que a él le dio.

Así para que no faltara en el trono de Israel
varón que fuera descendiente de David
instrucciones muy precisas dejó el
que Salomón, su hijo, debía seguir.

Como hombre sabio Salomón empezó así
a cumplir los mandamientos que David le dio,
y el Santo Dios que siempre mira el corazón,
en mano de Salomón el reino confirmó.

Y Dios se apareció mientras Salomón dormía
para ofrecerle lo que él más quería;
Por encima de todo, Salomón pidió sabiduría,
pues para gobernar él, mucho la necesitaría.

Muchos años reinó con la guianza de Dios,
y muchas obras con su protección realizó,
fue su reino de poder y de esplendor,
y de mucha fama y honra se rodeó.

Pero pasado el tiempo, Salomón a su Dios le falló,
porque más que al Señor, el rey a sus mujeres amó;
y fueron tantas mujeres las que él eligió,
que ellas, el corazón, le apartaron de su Dios.

Mas al final de sus días, Salomón al fin recapacitó,
que en las cosas del mundo, no hay de Dios bendición;
sublimes palabras las que inspirado escribió
“el todo del hombre es guardar los mandamientos de Dios”. *
* Última estrofa añadida por el Pastor César García.

1 Reyes 1:33 Y el rey les dijo: Tomad con vosotros los siervos de vuestro señor, y montad a Salomón mi hijo en mi mula, y llevadlo a Gihón; 34 y allí lo ungirán el sacerdote Sadoc y el profeta Natán como rey sobre Israel, y tocaréis trompeta, diciendo: ¡Viva el rey Salomón!

Notas adicionales:

1) Esta página puede ser copiada y citada sin necesidad de solicitar permiso, siempre y cuando su contenido permanezca sin alteraciones.