Los jóvenes, muy a menudo, suelen vivir sin Dios y Sin Ley (como solemos decir). Ellos, gracias al vigor de sus fuerzas y a la osadía de su inexperiencia, suelen creer que son auto-suficientes e independientes, en especial, cuando se trata de asuntos espirituales. En este sermón usted podrá escuchar de manera organizada y clara los argumentos del porqué el joven debe abandonar ese sentido de infalibilidad y supremacía, y humillarse ante el Dios vivo.

Escuche y descargue el archivo mp3 de esta prédica evangelística