Sermones Expositivos

La lengua: un arma peligrosa


Proverbios Capítulo 10, Versículo 19 / Santiago Capítulo 3

Haga click en la imagen para ver el video
La lengua, un arma mortal

Escuche, descargue y si desea, comparta el audio de este sermón.

Bosquejo del Sermón

Intro

En este capítulo en particular encontramos una alusión continua a la boca, a los labios y a la lengua.

  • Prov 10:11 Manantial de vida es la boca del justo; Pero violencia cubrirá la boca de los impíos.
  • Prov 10:13 En los labios del prudente se halla sabiduría, mas la vara es para las espaldas del falto de cordura.
  • Prov 10:14 Los sabios guardan la sabiduría; Mas la boca del necio es calamidad cercana.
  • Prov 10:19 En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente.
  • Prov 10:20 Plata escogida es la lengua del justo mas el corazón de los impíos es como nada.
  • Prov 10:21 Los labios del justo apacientan a muchos, Mas los necios mueren por falta de entendimiento.
  • Boca, lengua y labios… no referencia a los órganos del cuerpo humano, sino al parlante del alma. (Explicar)

En este sermón estudiaremos 3 puntos.

1) El hombre prudente sabe que su boca es un arma y por eso tiene cuidado cómo la usa.

  • La lengua es como un arma PORQUE con la lengua
    • Se puede asesinar la honra de una persona.
    • Se puede desaparecer la integridad del prójimo.
    • Se puede golpear a una persona con una palabra mal dicha y dejar cicatrices en su alma.
  • De hecho, la lengua es una poderosa arma
    • Un arma que siempre llevamos cargadas
    • Que siempre está lista para apuntar y disparar, causando daño
    • Un arma a la que jamás se le acaba la munición.

¿Es usted una persona sabia que refrena sus labios, o una persona necia que no los puede controlar?

  • El hombre necio
    • No puede entender el potencial que su lengua tiene para destruir, por lo que a menudo él mismo sufre daño y causa daño a otros como consecuencia del mal uso de su lengua.
      • Piense en el hombre necio como un pirómano. Va… enciende la llama en el bosque seco… el fuego arde… y se quema él mismo con el fuego que producen sus labios.
    • El hombre necio es una persona débil: lo domina su propia lengua
      • Quiero contarle algo acerca de las brilladoras industriales en Inglaterra.
    • El hombre necio por lo general habla sin pensar; sus palabras salen tan rápido de su boca, que a menudo lo vemos luego lamentándose de lo que ha dicho.
    • El hombre necio rara vez puede callar. Siempre contesta porque cree que contestar a todo lo que le digan es un derecho que él tiene y por eso rara vez pone freno a sus labios a la menor de las provocacionesè.
      • Pro 12:16 El necio al punto da a conocer su ira; mas el que no hace caso de la injuria es prudente.
    • El hombre necio abunda en palabras; pero en palabras innecesarias, en palabras que sobran, en palabras que no edifican, en palabras que ofenden, en palabras que hieren, y ¡Eso es lo que me dice el v19 en las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente.
  • ¡Oh mis hermanos! los labios…
    • Ese instrumento que el hombre debería usar para comunicarse con Dios, para orar a Dios, para glorificar a Dios y para enseñar a otros acerca de Dios, es por lo general lo que él usa para todo lo contrario: para vituperar el nombre de Dios ä.

2) El hombre prudente refrena sus labios

  • ¿Qué es refrenar?
    • Controlar, frenar, guardar para sí mismo.
    • Así que el versículo puede ser leído de la siguiente manera v19b Mas el que guarda para sí mismo lo que piensa es prudente … o el que ahorra palabras es prudente … o el que frena su lengua es prudente…
    • ¡Y a eso somos llamados los cristianos!
  • Los cristianos somos llamados a ponerle freno a nuestros labios:
    • A asegurarnos que lo que queremos decir sea conforme a las Escriturasæ, y a cerciorarnos de que el modo en el que lo decimos también sea conforme a las Escriturasè.
  • Los cristianos somos llamados:
    • A pensar antes de hablar
      • A pensar si palabras son para edificación de otros
      • A sopesar si son para el avance del Reino de Cristo
    • Como cristiano usted es llamado:
      • A ser una persona prudente
      • Una persona prudente que
        • Piensa para responder
        • Que sujeta sus pensamientos a la Escritura
        • Que sólo habla aquello que glorifica a Dios y edifica a su prójimo

El primer punto nos enseñó que el hombre prudente sabe que su boca es un arma y por eso tiene cuidado cómo la usa.

En el segundo punto aprendimos que el hombre prudente refrena sus labios

El tercer punto Nos dirá el porqué el hombre sabio debe refrenar sus labios

  • Porque v19 en las muchas palabras no falta pecado (expandir)

Conclusión

  • La lengua del necio es una bomba atómica que destruye todo a su paso, y causa zozobra, y angustia, y dolor, y llanto… PERO la lengua del cristiano es un instrumento que tiene el poder de traer calma y paz Pro 10:21 Los labios del justo apacientan a muchos
  • Mientras que la lengua del necio siembra la discordia y atiza la candela de la disputaæ, los labios del hijo de Dios deben abrirse para traer harmonía donde hay discordia y paz donde hay disputa.
  • Hermanos, haríamos bien en sentarnos a los pies del Maestro para aprender a callaræ, porque muy a menudo el silencio o las pocas palabras son mejores que la multitud de ellas donde siempre abundará el pecado.
  • ¿Cómo usa usted su lengua?
    • Usted es llamado por el Señor a usarla
      • Para apacentar… no para encender el fuego
      • Para edificar… jamás para destruir
      • Para calmar la ira… no para aumentarla
      • Para bendecir… no para maldecir
      • Para testificar de Dios… y jamás para negarlo con tus palabras
  • Hermano
    • Si sus palabras no son palabras de paz
    • Si sus palabras no van a edificar
    • Si sus palabras no van a traer sosiego
    • Si sus palabras no van a ser de bendición
    • Si sus palabras no son conforme a la Escritura æ
    • Entoncesaprende a callar… porque lo que diga de ahí en adelante, podrá ser usado en su contra en el tribunal de Cristo, a menos que se arrepienta.
  • Le hago este ruego a los creyentes
    • Usted tiene sabiduría…
      • hable lo que es justo: ni más, ni menos…
  • Dios le ha dado dominio propio…
    • úselo para refrenar su lengua