Vestimenta inmodesta

¿Necesitan LOS CREYENTES una amonestación debido a su vestimenta inmodesta? “¡Seguro que no!” Los optimistas dirían, “somos, después de todo, un pueblo al que se le ha enseñado la Palabra, y cuidadoso en aplicarla”. Pero el realista se ve obligado a ser cauteloso.

Este escritor ha recibido no menos de cinco comunicaciones en los últimos meses de cristianos piadosos y maduros que plantean este problema, diciendo normalmente: “Yo puedo ver la moda del mundo que entra progresivamente en la iglesia a través de la vestimenta de nuestros jóvenes. Muchos de nuestros jóvenes están mostrando su abdomen y visten jeans de corte bajo que revelan demasiada carne cuando se sientan. También hay otras ropas inapropiadas para la iglesia. ¿Podemos hacer algo al respecto? El asunto podría empeorar aún más, con los jóvenes que se siguen la moda que está viniendo con mucha presión”.

¿Por qué los vestidos imprudentes son fáciles de ver, cuando la separación hacia la santidad y modestia han sido enseñadas? ¿Es una cuestión de ignorancia, indiferencia o rebeldía? Podría ser cualquiera de las tres.

Estamos naturalmente preocupados, ya que es la misión de todo creyente el crecer en la semejanza de Cristo: tener la templanza y el control sobre el cuerpo; cultivar una mente sana, y ser sabios en todas las cosas espirituales. En otras palabras, hemos de ser transformados de y no conformados a este mundo.

La enseñanza de la Escritura es la regla de nuestra fe y práctica. Sin embargo, no crecemos como cristianos absorbiendo hechos bíblicos solamente, sino por la práctica de nuestra fe en la obediencia a la Escritura. Por lo tanto, para entender las implicaciones de la vestimenta, es importante saber que dice la Escritura.

La necesidad de Principios para la Vestimenta

Pero, ¿qué tiene la Escritura para decir acerca de la vestimenta que puede ser relevante para estos tiempos y épocas? Después de todo, las modas y la cultura cambian. Por ejemplo, cuando las personas en el pasado usarían lino y lana, la gama de tejidos utilizados ahora es mucho mayor; y en vez de túnicas y sandalias, nos ponemos camisetas y zapatillas. Entonces, ¿cómo puede la Biblia proporcionar normas razonables que sean relevantes para nosotros hoy?

Según la Escritura hemos de destacarnos como luces en el mundo y ser diferentes, y esto sin dudas se debe reflejar en nuestra vestimenta. Si la vestimenta del mundo es contraria a las directrices bíblicas, entonces tenemos que considerar si estamos vistiéndonos como el mundo.

1 Juan 2.16 nos dice: “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.”

Cuando se menciona la palabra “mundo”, no se refiere a cada persona en el mundo, porque entonces tendríamos que vestir diferente a todos los demás y tener un uniforme Cristiano distintivo. La palabra “mundo” se refiere a la perversidad y maldad del mundo.

Este tema podría no haber necesitado ser abordado hace 150 años, porque el mundo, aunque malo, fue restringido en muchos aspectos. Pero no es así hoy en día. El mundo está de mal en peor. El crimen está creciendo, y así también la inmoralidad, y la Biblia nos dice que debemos separarnos de la maldad de este mundo y buscar la santidad.

Separación hacia la santidad

¿Pero cuán malvado se está convirtiendo el mundo? Cualquier cosa que está ocurriendo en Singapur es parte de la moda en otros lugares, y es la creciente sensualidad la que está haciendo la mayor diferencia en la vestimenta. Hace unos años un estudio sobre los hábitos sexuales de los estudiantes del último año (llevadas a cabo por el Hospital de la Universidad Nacional de Singapur) mostró que uno de cada tres estudiantes, que no estudian medicina, que se alojan en los albergues era sexualmente activo.

jóvenes inmodestia cristiana

jóvenes inmodestia cristiana

Seis de cada diez de ellos tenían relaciones sexuales casuales por primera vez a los 18 años. Curiosamente, sólo uno de cada siete estudiantes de medicina admitieron tener relaciones sexuales antes del matrimonio. Las creencias religiosas y una alta estima del matrimonio fueron algunas de las razones de la abstinencia entre los estudiantes de medicina.

Sin embargo, las estadísticas posteriores basadas en la población en general son aún más alarmantes. En un sondeo sobre percepciones sexuales, sólo una escasa mayoría del 51% de los adolescentes encuestados dijeron que el sexo antes del matrimonio estaba mal. 41% consideraba el sexo antes del matrimonio como aceptable si existía amor mutuo y el matrimonio era el objetivo final. 9% no sentía que el sexo prematrimonial presentara ningún problema. Desfavorablemente el pensamiento es transmitido en acción más rápido de lo que la gente piensa.

Estas estadísticas son ahora un poco anticuadas [las cifras del Reino Unido son considerablemente peor] y la situación es probablemente más impactante hoy. Las tendencias en la moral sin duda afectan la manera en que se comportan y actúan las personas. Sería ingenuo negar que la sensualidad es mucho más evidente hoy que antes, y la decadencia moral en todo el mundo ha afectado obviamente la vestimenta.

La conducción hacia el adorno de la humanidad es inmensamente fuerte, impulsando el mercado de los cosméticos, ropa de moda y perfumes, muchos de los cuales están destinados a ser abiertamente sensuales. Ya no se trata sólo de lápiz labial, sino el brillo labial, cera labial y delineador de labios, todo para hacer que los labios parezcan más intensos para besar. Las ropas, originalmente eran destinadas a cubrir, hoy tienen la intensión de revelar. Las tiras finas se ven comúnmente hoy, junto con los atuendos que ajustan el cuerpo. Los hombres son tan culpables como responsables. En algún lugar en los últimos diez años, Pumping Iron* dio lugar a las camisetas ajustadas.

ropa inmodesta en los creyentes

ropa inmodesta en los creyentes

Esta es la condición del mundo, y el cristiano es exhortado a separarse de tal maldad. Levítico 11:45 nos dice, “Porque yo soy Jehová, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios: seréis, pues, santos, porque yo soy santo.” La palabra “santo” significa consagrado o apartado, es decir, separado. El Señor está separado y apartado de toda impiedad y toda apariencia de maldad. Y porque Él ha redimido al Cristiano del Egipto espiritual – del pecado y su esclavitud – el mandamiento para el cristiano es que sea separado y apartado de toda apariencia de maldad.

Si algunas de las prendas de hoy han sido fuertemente influenciadas e impulsadas por la sensualidad, entonces el cristiano no debe entretenerse pensando en usarlas.

Antes de que los israelitas entren en la Tierra Prometida se les dio una serie de instrucciones sobre cómo deberían comportarse, vestirse y dedicarse a sus ocupaciones. Las instrucciones fueron dadas ampliamente desde la práctica hasta asuntos religiosos. Levítico 19:28 nos dice:

“Y no haréis rasguños en vuestro cuerpo por un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna. Yo Jehová.” El pueblo debía ser diferente de los paganos que se tatuaban a sí mismos.
Levítico 19:28

Levítico 21:5 dice también:

No harán tonsura en su cabeza, ni raerán la punta de su barba, ni en su carne harán rasguños.”
Levítico 21:5

Los cananeos usaban el pelo en todo tipo de formas y sus sacerdotes afeitaban los costados y la parte posterior de la cabeza, y por eso los israelitas tenían prohibido parecerse a ellos con el fin de permanecer distintos. Sin esta distinción, su testimonio se habría perdido.

¿Cómo puede una dama cristiana testificar del poder de Dios a un inconverso , cuando ella está vestida con las modas altamente inmodestas de hoy? Sería una cosa totalmente incongruente.

Definiendo modestia

¿Qué es la modestia? La modestia es “ser restringido por un sentido de decoro; no atrevido; sin pretensiones; libre de toda sugerencia de impureza sexual; moderado; no excesivo, extremo, o extravagante.

1 Timoteo 2:9-10 nos exhorta:

Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.
1 Timoteo 2:9-10 

Aquí se nos dice que el cristiano tiene la obligación de vestir de una manera que sea consistente con su condición de hijo o hija de Dios.

Vemos en Isaías 3:16 como el profeta se opuso y ridiculizó la inmodestia de las mujeres:

“Por cuanto las hijas de Sion se ensoberbecen, y andan con cuello erguido y con ojos desvergonzados; cuando andan van danzando, y haciendo son con los pies”
Isaías 3:16

En 1 Pedro 3.4, Pedro dice que:

“…el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.”
1 Pedro 3:4

Esto es la modestia: centrarse en el interior en lugar de en lo exterior. Y una vez que el cristiano ha desarrollado una belleza en su interior, su madurez y amor por Cristo se manifestarán exteriormente.

También nos exhorta el apóstol Pablo que reflejemos nuestra condición de santos a través de nuestra santa manera de vivir.

Efesios 4:1 dice:

“Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados”

¿Pero cuál es exactamente el propósito de la modestia? De estos textos vemos que se trata de un esfuerzo para desarrollar la belleza interior. También es una restricción sobre nosotros. Romanos 14:13 nos instruye

. . . decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano ” Un obstáculo es cualquier causa de tropiezo; algo que forma una dificultad en el camino de alguien o que causa ofensa. La inmodestia es obviamente una causa de tropiezo en otros.

Un balance de la belleza

Pero mientras que debemos ser cuidadosos de tener cualquier apariencia de maldad, y tomar precauciones contra ella a través de la vestimenta modesta, la Biblia no está en contra de la belleza y buena apariencia. De hecho, esto es alabado en las Escrituras. Sabemos esto porque varias mujeres eran halagadas por su aspecto exterior, como Rebeca, Raquel y Esther, que se las describe como muy hermosas. La cultivación de una buena apariencia es aprobada, pero esto debe ser practicado con madurez y modestia en el uso de la ropa.

Es más, la Biblia no está en contra del cuerpo humano. Tampoco está en contra de los afectos íntimos, pero estos sólo pueden ser disfrutados dentro del pacto matrimonial. En Proverbios 5:19, se le aconseja al hijo a ser enteramente satisfecho en las relaciones íntimas con su propia esposa.

el puritanismo: modestia cristiana en su máxima expresión

el puritanismo: modestia cristiana en su máxima expresión

Desafortunadamente, mucha de la ropa comercializada hoy es gravemente inconsistente con los principios de la modestia y la apreciación del cuerpo dentro del matrimonio solamente. ¿Entonces no debería haber reglas y regulaciones provistas por la iglesia de lo que los cristianos deben usar? Por desgracia, esto no va a ser sencillo de implementar, ya que podría conducir al legalismo. Además, en esta era del Nuevo Testamento, los creyentes tienen la libertad de ser receptivos a su propia conciencia. Sin embargo, los cristianos pueden abusar de esa libertad, llevándose a sí mismos a una vida promiscua (sin restricciones de moralidad).

Rumbo a la madurez

Es precisamente debido a la falta de madurez cristiana y caridad que es necesario que haya una amonestación, aunque nos involucramos en esto con mucho temor.

La falta de precaución en la vestimenta puede ser causada por uno de tres factores diferentes, como ya hemos mencionado, concretamente, la ignorancia, la indiferencia o la rebeldía.

Para aquellos que son ignorantes, oramos para que la instrucción dada sea suficiente para provocar una rápida respuesta espiritual. Pero para aquellos que son indiferentes o rebeldes, creemos que esta es una indicación de su pobre nivel de madurez y bondad. Nos hacemos eco de los sentimientos de C.H. Spurgeon cuando dijo,

“no es para mí ponerme como un censor universal de la iglesia, pero debo ser honesto y decir, que la vida espiritual, y el fuego, y el celo y la piedad, parecen estar ausentes en la iglesia en diez mil casos”.
C.H. Spurgeon

Creemos que uno de esos casos es la falta de precaución en el aseo personal. Algunos creyentes no son tan cuidadosos como deberían ser, y no parecen dispuestos a avanzar hacia la madurez. Cuando los cristianos y líderes piadosos y maduros de la iglesia nos advierten en esta área, debemos escuchar. Esto a su vez genera madurez y caridad en nosotros.

Spurgeon también dijo: “A medida que crecemos en la gracia, estamos seguros de crecer en caridad, simpatía y amor. Debemos, a medida que maduramos en la gracia, tener mayor amabilidad para con nuestros hermanos cristianos”. ¿Hemos considerado el efecto de nuestra vestimenta en los demás?

Que los creyentes, por lo tanto, se cubran más, elevando el nivel al bajar el ruedo de la falda, revelando su creciente madurez ocultando más carne, y ajustar sus riendas en lo mundano en cierto modo con ropa un poco más floja.

Y para aquellos lectores que son más maduros y piadosos, ¡la tarea de la amonestación es suya también! ¡Hable! pero con gentileza. ¡Aconseje! ¡Amoneste! Las buenas convicciones sobre la vestimenta no surgen durante la noche. ¡Imagine el avance en la madurez cristiana si más de nosotros habláramos! Esta amonestación es para los maduros también.


Una amonestación sobre la vestimenta informal
Por Mark Chen del equipo pastoral de Life Bible-Presbyterian Church, Singapur.
Este artículo es una reimpresión de Sword & Trowel de 2004, n ° 3.
Vida Cristiana | The Sword & Trowel
Abril 2012
Traducido por el hermano Lucas Vega