5 Aspectos del Decreto de Dios, p1

1. Dios, desde toda la eternidad, por el sapientísimo y santísimo consejo de su propia voluntad, ha decretado en sí mismo, libre e inalterablemente,1 todas las cosas, todo lo que sucede;2 sin embargo, de tal manera que por ello Dios ni es autor del pecado ni tiene comunión con nadie en el mismo;3 ni se hace violencia a la voluntad de la criatura, ni se quita la libertad o contingencia de las causas secundarias, sino que más bien las establece;4 en lo cual se manifiesta su sabiduría en disponer todas las cosas, y su poder y fidelidad en llevar a cabo sus decretos.5

1. Pr. 19:21; Is. 14:24-27; 46:10,11; Sal. 115:3; 135:6; Ro. 9:19.
2. Dn. 4:34,35; Ro. 8:28; 11:36; Ef. 1:11.
3. Gn. 18:25; Stg. 1:13; 1 Jn. 1:5.
4. Gn. 50:20; 2 S. 24:1; Is. 10:5-7; Mt. 17:12; Jn. 19:11; Hch. 2:23; 4:27,28.
5. Nm. 23:19; Ef. 1:3-5.

(Capítulo #3 – Párrafo #1)

Video

Audio

Q&A

Q: ¿El decreto de Dios y la Soberanía de Dios representan el mismo asunto?

A: Es bueno comenzar señalando lo siguiente: existe una relación eternamente concomitante entre Dios y Su decreto, es decir, no existió un instante de tiempo en el pasado eterno en el que Dios fuese, pero Su decreto no fuese. Teniendo en cuenta lo anterior podemos afirmar que el decreto de Dios es el acto eterno del Dios Soberano al respecto de la ordenación de todas las cosas en el futuro. Luego, el decreto es la expresión de la plena soberanía de Dios, pero estrictamente hablando no lo consideramos como el mismo asunto.

Q: ¿A qué se refiere la expresión «el pasado eterno»?

A: Nuestras mentes son finitas, y aunque es posible comprender en cierto grado el concepto de infinitud, la magnitud de este concepto jamás la podremos comprender. Luego, la expresión «pasado eterno» la podemos comprender en términos de la infinitud del tiempo que ha precedido el instante en el que usted lee esta nota. Ahora, alguien podría correctamente argumentar que antes de la Creación (en Gén 1:1) no existía el tiempo, lo que complica la explicación pero no la invalida por esta sencilla razón: No hay otra manera en la que los seres humanos podamos comprender la expresión el «pasado eterno», sino suponiendo en nuestras mentes finitas que el tiempo que ha corrido antes de que su lectura llegue a este punto ha sido infinito.

Otros Recursos

YouTube

S. Audio

www

Número de visitas: 1.347Visitas Hoy: 1
5 3 Votos
Califica el artículo