La Presciencia de Dios

Aunque Dios sabe todo lo que pudiera o puede pasar en todas las condiciones que se puedan suponer,1 sin embargo nada ha decretado porque lo previera como futuro o como aquello que había de suceder en dichas condiciones.2

1. 1 S. 23:11,12; Mt. 11:21,23; Hch. 15:18.
2. Is. 40:13,14; Ro. 9:11-18; 11:34; 1 Co. 2:16.

(Capítulo #3 – Párrafo #2)

Video

Audio

Q&A

P: ¿Cuáles son las impicaciones si es verdad aquello de «Dios se basa en la libertad del hombre, y  en consecuencia, en sus decisiones»  y con base en eso, Él determina cuál será su futuro eterno?

R: Las implicaciones del razonamiento anterior son nefastas y se han escrito libros al respecto de estos asuntos. Ahora bien, si decimos que Dios decretó la salvación de una persona porque previó algo que ellas (sabiendo que la Biblia nos enseña: 1) Que el hombre está muerto en sus delitos y pecados, Efe. 2:1 2) Que el hombre no-regenerado no percibe (ni desea ni busca) las cosas que son del Espíritu de Dios 1 Cor 2:14 3) Que el hombre no puede producir las gracias de la fe Efe. 2:8 y del arrepentimiento Hech. 11:18) hacemos del hombre la causa primaria de su propia salvación, y como ya lo estudiamos, esto es un imposible doctrinal que raya con la herejía semi-pelagiana. Luego, ni nada de lo que el hombre es o haga puede ser la causa de nada de lo que Dios haya decidido decretar para su gloria. ¿La razón? Porque Dios y sólo Él es la causa primaria de todas las cosas.

Un dios que dependa de la decisión de un ser caído como el hombre en su estado natural, no es el Dios de las Sagradas Escrituras.

P: ¿Cómo podemos entender el «conocimiento previo que Dios tiene» en Rom. 8:29-30?

R: Este versículo no arroja mayor dificultad. La dificultad la tenemos nosotros en no saber lo que dice este versículo. Le invito a que considere estas notas que no aunque no hacen justicia con el tema, al menos proveen un par de puntos que pueden ser de utilidad.

  1. A la luz de la enseñanza de las Sagradas Escrituras y de pasajes como Sal 135:6, Sal 115:3, Isa. 46:10, etc… que nos enseñan que Dios no necesita ni depende de intervención humana para hacer lo que Él quiere, se concluye que la expresión «Porque a los que antes conoció» NO se puede interpretar como causa de la predestinación.
  2. Recordemos que la fe y su debido ejercicio  (como por ejemplo, la de venir a Cristo en arrepentimiento y Fe, que es la primera cosa buena que hacemos en nuestras vidas, por la gracia de Dios) que son vistas (o conocidas) de antemano por Dios, no son, por tanto, la causa de la elección divina sino, más bien, la consecuencia o el fruto de dicha elección.

Así las cosas, tenemos tres argumentos productos de una exégesis sana:

  1. La expresión «Porque a los que antes conoció«, debe interpretarse a la luz de este contexto, y más aún, a la luz del resto de las enseñanzas de las Sagradas Escrituras, como el conocimiento previo que Dios tuvo de aquellos predestinados para salvación… de nuevo, la expresión «Porque a los que antes conoció» hace referencia al conocimiento previo que Dios tuvo de aquellos predestinados para salvación. (Siempre recuerde, en Dios no hay secuencias, tanto el conocimiento previo de Dios del individuo «A» como su destino eterno son parte de aquel acto simple de Dios de su Decreto)
  2. La expresión «Porque a los que antes conoció«, debe entenderse como TODOS aquellas personas que son receptoras de Su gracia. (Estudie, por favor Rom. 11:2 y mire su correlación con Rom. 11:5)
  3. La expresión «Porque a los que antes conoció«, debe entenderse como TODOS aquellas personas que son objetos de su amor pactual. Am. 3:2, 1 Cor 8:3 (1 Jn 4:19) y Jn 1o:14, entre otros.

Otros Recursos

YouTube

S. Audio

www

Número de visitas: 292Visitas Hoy: 1
5 1 Votar
Califica el artículo