• 1.0.0 Version
  • 343 Descargar
  • 311.85 KB Tamaño del archivo
  • 1 octubre, 2019 Fecha de Creación
Términos y Condiciones

1- Todos los documentos en PDF se proveen de buena fe y siempre respetando los derechos reservados de autor.
2- Algunos documentos tienen derechos de autor pero se han conseguido los permisos correspondientes (ejemplo: Chapel Library)
3- El hermano Allan Román (ahora en la gloria del Señor) me autorizó para publicar todas sus traducciones.
4- Usted se compromete a no vender, a comerciar o a lucrarse de cualquier manera de estos archivos.
5- Usted se compromete a dejarnos saber con la mayor brevedad cualquier problema de derechos de autor en relación al producto descargado.


Extracto del libro

Las Doctrinas de la Gracia en el Evangelio de Juan

El porqué del Evangelio de Juan

En cada generación, el cristiano en el púlpito y en la banca ha tenido necesidad de contar con una perspectiva clara del evangelio, el cual es “poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” (Romanos 1:16). Es de suma importancia que el evangelio proclamado y creído sea el de las “buenas nuevas” de Dios, respaldado por su autoridad y, por lo tanto, basado en su Palabra. Por esta razón, he preparado este breve estudio.

He escogido el Evangelio de Juan porque fue escrito por el discípulo “amado” de Jesucristo expresamente para llevar a los hombres a depositar su fe en Jesucristo (20:30,31). A lo largo de este Evangelio, nuestra atención se enfoca constantemente en Jesucristo. Leemos de sus señales y sus solemnes palabras a los hombres. El Evangelio contiene el relato auténtico de un testigo ocular que escribe lo que vio y oyó, y quien, como apóstol, bajo la dirección del Espíritu Santo, escribió una interpretación fidedigna de las obras y palabras de Jesucristo (14:25, 26; 15:26, 27; 16:13-15; 20:30, 31; 21:24).

Otra razón para escoger este Evangelio es que he sugerido a hombres, mujeres, muchachos y niñas con inquietudes espirituales, que comiencen aquí su estudio de la Biblia. Las iglesias que he pastoreado por más de veintiún años han repartido ejemplares del Evangelio de Juan como literatura evangelizadora. He observado que ésta ha sido también la práctica de muchos pastores e iglesias evangélicas.

Como un cristiano evangélico que cree y proclama el evangelio de Jesucristo, es importante para mí que lo que creo y predico sea las mismas “buenas nuevas” que predicó Jesús, que comisionó que sus apóstoles y que la iglesia ha predicado en todas las épocas (vea Mateo 28:18-20; Lucas 24:44-49; el Libro de los Hechos). Los cristianos evangélicos difieren hoy en cuanto a ciertos aspectos del evangelio. Lo admitan o no, son calvinistas o son arminianos.

Descargue el libro para seguir leyendo...